torah5.jpg

Toráh Diario

Los hechos de los patriarcas son legendarios

El término “arqueología bíblica” fue adquiriendo mala prensa y publicidad en los últimos años durante su discusión y debate acerca de su definición como concepto y campo de investigación1.


Los arqueólogos bíblicos han sido etiquetados de fundamentalistas, aficionados sin esperanza y biblistas.


William G. Dever2, en un primer momento redefinió y renombró este concepto por uno más amplio “arqueología siro-palestina”, luego lo volvió a llamar “nueva arqueología bíblica”.

La mañana del 29 de octubre de 1999 en el periódico Haaretz salió publicado un artículo de Zeev Herzog3 titulado “Deconstruyendo las paredes de Jericó” y fue el big bang o la revolución arqueológica después de soltar esa perla, pues allí aseveraba dogmáticamente lo siguiente: