torah5.jpg

Toráh Diario

¿Fue una sola persona quién escribió el Pentateuco-Toráh?

Como la describe Samuel Pagan1 “Por generaciones, la Biblia ha sido un libro de importancia capital para millones de personas. Para los creyentes, tanto judíos como cristianos, es fuente de inspiración espiritual, ética y moral, además de ser base para el desarrollo de enseñanzas, doctrinas y teologías. Y para no creyentes, su importancia reside en la naturaleza de su contenido, y en el particular despliegue de géneros literarios y temas que responden a los clamores más intensos e íntimos de la humanidad… Es ciertamente la Biblia un ejemplo extraordinario de virtud literaria y estética. En sus testamentos, libros, capítulos, versículos y palabras se encuentran gran cantidad de géneros literarios y temas que revelan mucho más que sus virtudes espirituales. Sus páginas ponen claramente de manifiesto narraciones hermosas y poesías exquisitas: además, entre otros géneros, se incluyen cuentos, himnos, proverbios, oráculos, oraciones, profetas, leyendas…”


En la Biblia, los cinco libros escritos por Moisés-Moshe han sido conocidos como Pentateuco-Toráh y durante siglos se ha entendido que la Biblia es una revelación divina he histórica que Dios mismo nos ha dado a través de sabios, profetas y sacerdotes israelitas. Sin embargo, en Edad Moderna (siglo XVII) algunos eruditos han descubierto que la cosa no es tan sencilla y se han dedicado a estudios minuciosos tanto literario como lingüístico.


Entre la lógica y la razón podemos preguntarnos si Moisés-Moshe pudo haber sido el autor real del Pentateuco-Toráh ya que en su último libro conocido como Deuteronomio-Debarim se describe en detalle el momento de su propio fallecimiento. Este tipo de razonamiento han convencido a algunos estudios a utilizar las herramientas de la arqueología para ampliar el conocimiento histórico hasta el momento.


A finales del siglo XVIII y todavía más en el XIX, críticos de la Biblia dudaron de la autoría de Moisés-Moshe con respecto a los cinco primeros libros de la Biblia hasta el punto de creer que es una obra escrita de varios autores posteriores a la época produciendo los mismo relatos en diferentes versiones.


Miremos un poco la historia-arqueología teniendo presente la explicación del biblista Richard Elliot Friedman2 (en su libro Who Wrote the Bible?): los duplicados, presentes principalmente en los libros del Génesis, el Éxodo y los Números, no eran variaciones o repeticiones arbitrarias de los mismos relatos, sino que mantenían ciertas características de terminología e interés geográfico fácilmente identificables y -algo sumamente llamativo- empleaban en la narración nombres diferentes para designar al Dios de Israel. Según esto, los relatos utilizaban sistemáticamente una terminología a lo largo de su narración como, por ejemplo:

- YHWH (pronunciado “Yahué” según supone la mayoría de los estudiosos) parecía interesar más por la tribu y el territorio de Judá.


- Elohim o El para nombrar a Dios y parecía sentirse especialmente concernido por las tribus y territorios del norte del país – sobre todo las de Efrain, Manasés y Benjamín-.

Los estudiosos designaron letras a las diferentes fuentes escritas en tiempo y lugares distintos, como:


- “J” a la fuente yahvista (en alemán, Jahvist y Jahwist).

- “E” a la elohista.

- “D” al libro del Deuteronomio, con su mensaje y estilos propios que parecía un documento independiente.


- “P” un tratado largo o fuente sacerdotal (en inglés, Priestly) a un gran número de pasajes que trataban de asuntos rituales, especialmente por la pureza, el culto y las leyes sacrificiales.

En otras palabras, los estudiosos llegaron poco a poco a la conclusión de que los cinco primeros libros de la Biblia tal como ahora los conocemos eran el resultado de un complejo proceso editorial en el que las cuatro principales fuentes documentales – J, E, P y D- habían sido diestramente combinadas y enlazadas por escribas compiladores o “redactores” cuyas huellas literarias (denominadas pasajes “R” por algunos estudiosos) consistían en frases de transición y excursos editoriales. La última de estas redacciones se llevó a cabo en el periodo posterior al exilio.


- Algunos estudiosos sostienen que los textos fueron compuestos y editados durante la existencia de la monarquía unificada y de los reinos de Judá e Israel.

- Otros insisten en que se trata de composiciones posteriores recopiladas y editadas por sacerdotes y escribas durante el exilio babilónico y la restauración, o incluso en el periodo helenístico.


Sea cual sea la versión histórica-arqueológica, todos están de acuerdo en que el Pentateuco-Toráh no es una composición única e inconsútil sino un mosaico de fuentes diversas escritas cada una de ellas en circunstancias históricas distintas para expresar diferentes puntos de vista religiosos o políticos.


En la Certificación de Estudios Hebraicos, el Rab Dan ben Avraham nos amplía y aclara por qué el Tanaj-Antiguo Testamento es una colección de libros hebreos escritos por judíos y que ha pasado por un largo proceso de escritura, correcciones, adaptaciones y edición final como aparece en las versiones modernas.


1Samuel Pagan, autor libro: Historia del Israel Bíblico, Pág 17.

2Israel Finkelstein – Neil Asher Silberman, autores libro: La Biblia desenterrada, pág 32-34.

209 vistas1 comentario

Términos y Condiciones
Política de Privacidad
CAE

Todos los derechos reservados 2020

© Rab Dan ben Avraham