torah5.jpg

Toráh Diario

Hombre de Arena

Actualizado: 4 nov 2020

“Confía en el Eterno con todo tu corazón y sobre tu entendimiento no te apoyes.” Mishlé (Proverbios) 3:5


Hombre de arena, soplo de los vientos inmaculados, pasión de la creación del Altísimo, propósito que duerme en el Tetragramatón de tu corazón; alma del Alma que vuela con alas de eternidad.


Apoya tu cabeza en los hombros del entendimiento de Aquel que creó a la dama antañona a la que llamó Sabiduría; sabiduría que cabalga por las llanuras de los siempres de la inteligencia, el discernimiento y el entendimiento, donde tu entendimiento reposa, se crece y es perfecto, no por conocimiento humano, sino que este se junta con el Perfecto para volverse uno con tu entendimiento…


Analicemos concienzudamente este Mishlé que nos invita a confiar y utilizar las herramientas eternales que Hashem depositó en nuestros corazones antes de ser habitantes pasajeros en esta tierra. Además nos advierte de no fiarnos de nuestro entendimiento y menos apoyarnos en él.


¿Por qué el Eterno nos escruta a volver nuestros ojos a Su entendimiento y no al nuestro? Muy simple; nuestro entendimiento fue diseñado por el mismo que nos dio el conocimiento, el discernimiento y la inteligencia. Definitivamente queda evidenciado a nuestra conciencia que nuestra mente tiene una capacidad limitada y finita, y su radio de acción es expansivo a limites finitos, es decir, en los limites “fronteriles” de la tierra. Pero si tomas la decisión (libre albedrío) de expandir tus alas, entonces tu entendimiento subirá como el humo del Ketoret y penetrará por gracia a la placenta de Su entendimiento Eterno; o lo que es lo mismo, el entendimiento infinito del Dador de la vida que no está sujeto a nada, ni a la nada. Dicho de otra manera, siempre prevalecerá lo p