top of page
torah5.jpg

Toráh Diario

SINOPSIS Y REFLEXIONESPARASHÁ VAERÁ #14

Actualizado: 21 ene 2021


Parashá Vaerá #14 (Me aparecí) (1/16/2021)

1: Shemot 6:2-13

2: Shemot 6:14-28

3: Shemot 6:29-7:7

4: Shemot 7:8-8:6

5: Shemot 8:7-18

6: Shemot 8:19-9:16

7: Shemot 9:17-35

Maftir: Shemot 9:33-35

Haftará: Iejezkel (Ezequiel) 28:25 - 29:21

CR: Hilel (Lucas) 2:21-5:11


Desde la Parashá pasada Shemot (Nombres) a esta Parashá Vaerá (Me aparecí) seguimos remando en el lago de los nombres, todos ellos sujetos al gran Nombre de los nombres... Todos los nombres están ligados a una cosmogonía perínclita, un universo de aventuras que parecen no tener sentido del alcance de nuestro enajenado consciente, que huye despavorido de su pariente el inconsciente. Visita los mundos invisibles adentrándose más allá de los arquetipos indefinidos de las orbes otoñales de lo intangible, capaces de hacer contacto con la hapticidad de una verdad inconmovible cargada de una maestra realidad de VERDAD...


El Eterno que es bueno y sabio nos deja accesar a los distintos Nombres de Di-s, esos Nombres son las multiformes maneras de manifestarse con el género humano. Recordemos como Di-s se manifestó a nuestros Patriarcas, Matriarcas, a Moshe Rabenu, a los Profetas, a nuestro Santo Ribi Yehoshúa Hamashiaj. Moshe recibió la revelación de Hashem, nombre en hebreo que denota: El que fue, El que es y El que será, la más alta manifestación de Di-s. La connotación y denotación de esta palabra Hashem representa a Di-s como Aquel que cumple Sus promesas; Di-s estaba apunto de hacer realidad la ansiada liberación de Su pueblo y llevarlo a la tierra prometida Eretz Israel.


Otro Nombre que ya conocemos es Elohim, que revela justicia y que al combinarlo con Adonay, que representa la piedad, construyen la combinación perfecta que el Eterno usa para minimizar Su justicia cubriéndola de abundante bondad y misericordia. Adonay también tiene una poderosa energía, que en un momento determinado puede irrumpir, alterar o cambiar las reglas o leyes que rigen la naturaleza y hacer que esta obedezca a través de la boca de un mortal.


El Nombre Shadai -Di-s Todopoderoso- deriva de la palabra hebrea Day די (suficiente) con un valor gemátrico de 5 que alude a los 5 libros de la Torá. Shadai describe a un Di-s Omnipotente que obra milagros y maravillas. Este Nombre se manifiesta a aquellas personas que se conducen correctamente en la vida, y por ende, están listos para recibir la bendición Divina. Su alma, a través de su conducta espiritual, es elevada a un mundo superior al de los astros.


Otro punto que someramente tocaremos son las cuatro expresiones de redención. Estas cuatro etapas se fundamentan en el requisito rabínico de beber las cuatro copas en el Seder de Pesaj. Estas expresiones son:

· Los sacaré: los judíos son liberados de la esclavitud de Egipto en Tishrei.

· Los rescataré: representa el epílogo oficial de la subyugación en Egipto.

· Los redimiré: esto hace alusión a abrir el Yam Suf (también conocido como el Mar Rojo), donde aniquiló a todo el ejercito egipcio.

· Los tomaré: Di-s tomó a los judíos como Su pueblo cuando les dio la Tora en Sinaí.

· El legado: la herencia que recibiría el pueblo escogido era Eretz Israel, la tierra que los judíos siempre anhelaron y sabían de antemano que les pertenecía.


Un punto álgido en esta parashá es la intervención del libre albedrio que entra en escena, tanto para aquel que decide usarlo para bien, como el que lo usa para mal. Veamos que nos dice la Torá: “Y arrojaron cada cual su vara, las cuales se transformaron en serpientes, mas la vara de Aarón se tragó las varas de ellos.” Éxodo 7:12 Hashem que es justo dotó a los pueblos antiguos en el arte de la magia, con un estatus de igualdad y con el poder de la Divina Providencia, poder que opera a ambos lados con equidad. Aquí vemos como el libre albedrio cada día se enfrenta a una dicotomía, es decir; dos caminos, uno de luz y otro cargado de opacidad.


El libre albedrio es como un viajero de tiempos dimensionales, tiempos indeterminados, y determinados a llevar la alforja donde reposa la Justicia Divina, y donde toda criatura pensante puede introducir su mano y tomar de ella la brújula que le señalará el camino que el mismo escogió antes de nacer. El libre albedrio comienza en los mundos invisibles, mundos akásicos que nos develan un encuentro íntimo con Aquel que es el Adón de todos estos mundos, y de este mundo donde estamos parados hoy; y aún de los mundos que no han sido traidos a la existencia, porque reposan en las habitaciones laberínticas de la Supra-mente Esencial del Di-s Omnipotente, Omnipresente y Soberano de todos los universos.


Un largo y grandilocuente encuentro con el Creador se suscitó antes que entraras a este hermoso y flotante globo azul al que llamamos Tierra. Y allí, en ese indescriptible y fascinante lugar, donde las flores cantan con aroma de mujer; donde las mariposas susurran al oído del visitante para decirle cuanto Amor Eterno siente el Eterno por él... Lugar donde se escuchan las palmas de los vientos flamencos, que cantan a viva voz el ¡Olé! de cada aliyá de nuestra Santa Torá, que se escucha a los cuatro vientos, y te prepara para el primer encuentro con el polvo de la tierra... Lugar donde las aguas de arriba y las de abajo se abrazan y se besan fundiéndose en una sola cascada de amor para crear el “Salto Ángel” de la Gran Sabana...Y desde allí le cuentas al Gran Hacedor tu función y tu misión en la Tierra. Cada palabra tuya se vuelve imagen de toda la historia que quieres vivir. Y el Eterno que es bueno, te lo hace ver en la gran pantalla donde se proyecta la gran película de tu vida...


“Fue la palabra del Eterno a mí, diciendo: cuando todavía no te había formado en el vientre, te he conocido; y cuando todavía no habías salido de la matriz, te he consagrado...” Iermiyáhu 1:5 Nebiim-Tanaj


Por: Yehoshúa Villarreal I.

Con la autoridad del Rab Dan ben Avraham.


 

Es Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad del Zulia. Artista sinestésico que conjuga la música, la pintura y la literatura, cuyas obras están en museos como el MEAM-España, Museo Boca Raton-USA y el MACZUL-Venezuela. Graduado de la Escuela de Arte Julio Arraga y estudió en el Conservatorio de Música José Luis Paz en Maracaibo-Venezuela. Jazán de la comunidad B’nei Tzion de Miami.



Yehoshúa Villarreal I.




437 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • icono_wa
  • email
bottom of page