top of page
torah5.jpg

Toráh Diario

SINOPSIS Y REFLEXIONESPARASHÁ TERUMÁ #19

Parashá Terumá #19 (Ofrenda-Contribución) (2/20/2021)

1: Shemot 25:1-16

2: Shemot 25:17-30

3: Shemot 25:31-26:14

4: Shemot 26:15-30

5: Shemot 26:31-37

6: Shemot 27:1-8

7: Shemot 27:9-19

Maftir: Devarim 25:17-19 (Shabat Zajor)

Haftará: 1a Shemuel 15:2-34

CR: Hilel 15:1-18:14


Terumá es el tema que nos compete en esta parashá, encierra en ella misma varios significados escondidos en su mismo nombre; ella nos muestra un abanico de posibilidades conceptuales que nos llevan a descubrir los tesoros escondidos en la Torá.


Gemátricamente hablando, Terumá tiene un valor de 7 el cual alude al séptimo día, el Shabat, día en que descansó el Eterno con legado extensivo para toda la humanidad. Este valor de 7 también se conecta a la Menorá, el candelabro de 7 brazos; a los 7 cielos; a los 7 planetas; y las 7 palabras que componen el primer versículo de Bereshit (Génesis). Terumá en hebreo es ofrenda, contribución; lleva implícito en su estructura gramatical la acción de elevarse, de ser levantado a otras dimensiones espirituales. Terumá, según el Zohar, significa elevación o superación. Otro significado de Terumá es Afrashá que viene de la palabra separación ya que cada quien separa de sus bienes una porción a fin de darlo como contribución para la obra del Eterno.


La mitzva para construir un Mishkán, por orden de Hashem, obedece a dos grandes razones; la primera es la decisión de este pueblo Israel, única nación que aceptó y dijo Sí a la Torá con la famosa expresión: ¡Naase Venishmá! ¡Haremos y obedeceremos! Y la otra razón es que la construcción del Mishkán se debió a que Israel sucumbió a la idolatría con el tema del Becerro de Oro. Luego de la revelación en el Sinaí cada judio, vale decir, todo el pueblo, se transformó en profeta; cada uno era portador digno de que la Shejina (Presencia Divina) se posará en ellos. Después del pecado del Becerro de Oro, la Shejina se retiró del pueblo, por lo que necesitaron un Santuario -el Mishkán- para que la Presencia Divina reposará sobre el templo y así neutralizar la idolatría futura en su pueblo Israel.


“Y el Eterno habló a Moshe diciendo: Y esta es la ofrenda que tomareis de ellos: oro y plata y cobre, y tejido de lana azul celeste y purpura y carmesí, y lino y pelo de cabra y pieles de carneros teñidas de rojo, y pieles de tájash.” Shemot 25:3-5


Según nuestros Jajamim (sabios) el oro, la plata y el cobre que el Eterno pidió a Su pueblo para la construcción del Mishkán, tienen una carga metafórica llena de altruismo, y clasifica a los donantes bajo una óptica Divina, es decir, de acuerdo a lo que haya en el corazón de cada uno. Aquel que da sin que le pidan es oro; al que le piden y da de inmediato es plata; y aquel que da porque lo presionan es cobre. Dicho en otras palabras: a mayor presión, menor bendición; a menor presión, mayor será la bendición...


El tinte escarlata carmesí es sacado de un gusano especial llamado el Tolaát Shaní, este tiene un intenso color rojo que se relaciona con el fuego. Por otro lado, tenemos el tejelet (celeste), tinte que se saca de un animal marino llamado Jilazón con que se tiñe la lana en azul verdoso como el color del mar. El tejelet representa el aire. El Argaman es sacado de la sangre de un pez; se relaciona con el mar, es decir, es la representación del agua. El Shesh es un lino fino blanco de origen vegetal y se le relaciona con el elemental de la tierra. Los cuatro elementales usados por Hashem en toda la creación forman parte de estos materiales animales y vegetales. Es importante manifestar que la construcción del Mishkán está relacionada con la creación del mundo; además, este Mishkán terrenal es una replica del Mishkán celestial.


Finalmente, mencionaremos un misterioso animal; el Tájash, que apareció en el desierto como ofrenda, y así como apareció, así mismo desapareció o se extinguió. Era un hermoso ejemplar parecido a un elegante caballo, con un cuerno muy fuerte en la frente y cuya piel multicolor fue usada para los tapices o cortinas del Mishkán...se trataba del unicornio! ¿Sorprendido(a)? Pues sí, este hermoso animal existió y aparece registrado en la Torá, el libro de todos los tiempos; akásicos y terrenos...


“Un gran rey (Josué) saldrá de él, fuerte como un buey, y sus cuernos serán como los del unicornio.” Devarim (Deuteronomio) 33:17 Humash Ha-Mercaz


Pero aún hay más. La mitología griega con todos sus encantos literarios, no es más que un elegante y discreto subterfugio conceptual tomado en gran parte de las Sagradas Escrituras: la Torá, el Asofer Hamaljutí y los Profetas. Citaremos algunas obras Homéricas que datan aproximadamente del siglo VIII y que han sido muy famosas, las cuales han impactado el mundo de las letras. Entre ellas encontramos las más resaltantes: La Ilíada, La Odisea, Himnos Homéricos y otras obras. Todas ellas se alimentaron de las Sagradas Escrituras sin darle el más mínimo crédito, menos el honor y la gloria al Dador, al Hacedor, al Escritor de escritores: ¡El Eterno! También la ciencia; la historia; los descubrimientos; los inventos; la cibernética; la astronomía; la astrología; etc. han silenciado deliberadamente darle el honor a quien honor merece...ni siquiera un ¡Gracias a Di-s! Podemos ver un pequeño ejemplo de ello si nos remontamos al siglo VI antes de la Era Común, cuando aparece en la filosofía griega antigua la primera mención de la redondez de la tierra, y más tarde Aristóteles lo corroboró y demostró que la tierra era redonda. Pero tres mil años antes que todos ellos, ya Hashem lo había dejado legitimado y puntualizado en Sus Santas Escrituras... Pregunto: ¿Acaso este filósofo nunca vio este simple pero contundente versículo?


“El que está sentado sobre el círculo de la tierra...” Yeshayahu (Isaías) 40:22

¡Shabat Shalom!

Por: Yehoshúa Villarreal I.

Con la autoridad del Rab Dan ben Avraham.


 

Es Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad del Zulia. Artista sinestésico que conjuga la música, la pintura y la literatura, cuyas obras están en museos como el MEAM-España, Museo Boca Raton-USA y el MACZUL-Venezuela. Graduado de la Escuela de Arte Julio Arraga y estudió en el Conservatorio de Música José Luis Paz en Maracaibo-Venezuela. Jazán de la comunidad B’nei Tzion de Miami.



Yehoshúa Villarreal I.




663 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Σχόλια


  • icono_wa
  • email
bottom of page