torah5.jpg

Toráh Diario

Sinopsis y Reflexiones Parashá Toledót #6


Parashá Toledót #6 11/15/2020

1: Bereshit 25:19-26:5

2: Bereshit 26:6-12

3: Bereshit 26:13-22

4: Bereshit 26:23-29

5: Bereshit 26:30-27:27

6: Bereshit 27:28-28:4

7: Bereshit 28:5-9

Maftir: Bereshit 28:7-9

Haftará: Malaquías 1:1-2:7

CR: Meir 9:14-10:31


“Veéle Toledót Yitzjak Ben Abraham Abraham holid et Yitzjak.” “Y estas son las generaciones de Isaac, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac.” Bereshit (Génesis) 25:19


El significado de esta parashá Toledót es generaciones o descendencias. Esta palabra Toledót lleva en sí misma las tres generaciones de nuestros patriarcas Abraham, Yitzjak y Yaacob. Cuando chequeamos sus códigos gemátricos,


תולדת = 400 + 4 + 30 + 6 + 400 = 840 = 12 = 3


Descubrimos que dentro de esta palabra están implícitas las doce tribus del pueblo Israel y si comprimimos el resultado obtendremos el número 3 que anuncia a los tres patriarcas: Abraham, Yitzjak y Yaacob. En el judaísmo también encontramos que el número 3 simboliza la totalidad.


Toledót es una palabra preñada de historias contadas y por contar, y a la vez parece anunciar como testigo perpetuo, el Pacto Eterno que Dios hizo con los hombres. Cuentan nuestros sabios que cada uno de estos patriarcas tenía una Yeshiva donde enseñaban la existencia del Eterno y el cómo entrenarse para hacer Su voluntad: Abraham tenía cientos y miles de alumnos en su academia. Por otro lado Yitzjak tan sólo tenía un alumno en la Yeshiva. ¿Por qué? Porque la gran tarea de Yitzjak era establecer la división entre el bien y el mal. Estas dos fuerzas antagónicas estaban representadas en los hijos por nacer: Yaacob y Esaú, por tanto, ambas fuerzas no podían coexistir porque en esta división estaba escondido el incipiente pueblo de Israel que se gestaba en los lomos de Yaacob. Y Yaacob estaba encargado de enseñar y entrenar a los demás.


Abraham fue dotado por el Dador con la fuerza cósmica supra-terrenal del Jesed (Bondad), y a Yitzjak lo impregnó con el poder extra-terrenal de la Guevurá (Rigor-Fuerza). Esta fuerza energética genera la Sabiduría y el Entendimiento de diferenciar el complejo y disímil lenguaje vetusto entre el bien y el mal. Yitzjak y Rivka tuvieron dos hijos: uno era representante de la rectitud y el bien, Yaacob; y el otro Esaú, representaba la maldad personificada.


La esterilidad era el común denominador de estos tiempos, donde nuestras matriarcas estuvieron atrapadas en la garras inclementes de la infertilidad que las cubría con un manto de deshonra; mujeres que serían protagonistas para siempre de los designios de Di-s. Pero Hashem usa la esterilidad para sacar lo mejor del ser humano, porque ella conlleva a la persona a tomar la acción más poderosa, capaz de conmover y mover los cimientos del cielo y de la tierra, la única acción que por insistencia se hace más efectiva, y por ende, la única fuerza que puede revertir la historia vivida y la que se está por vivir… esa fuerza es: ¡la Oración!


“La oración del tzadik (justo)es eficaz y tiene mucho poder.” Santiago 5:16 Asofer Hamaljutí (Código Real)


Israel fue modelado con la arcilla incorruptible de la oración, fue amasado con las aguas vivas donde se ahogan todas las penas y revive la vida…donde vienen a beber los sedientos que nunca jamás experimentaran la sed. ¡Toda Israel fue creada y levantada con las alas sempiternas de los milagros, que no cesan, ni descansan, ni se casan!...


Hoy, en pleno siglo XXI, estamos siendo testigos de esa misma lucha entre el bien y el mal. En tiempos inmemoriales nuestros patriarcas y profetas hablaron de este día, el cual esperaban con ansias ya que se trataba del cumplimiento de las Santas Escrituras. Tiempo donde se escuchan los cascos del galopar del caballo blanco que lleva en sus lomos uno de los más preciados y admirados personajes de los cielos, nuestro Santo Ribi, Su Majestad Yehoshúa Hamashiaj, con corona real para hacer justicia y traer el verdadero Orden, no el “orden general” que pregonan con insolencia e irreverencia los hombres. Orden cuyas piezas componen el mapa vivencial que es completado con la grandeza del Eterno, mediante el Ejecutor que viene a sentarse en el trono para gobernar y levantar a la pisoteada y mancillada tierra prometida de Hashem…


El Gitano


Tu cantar gitano escucho a lo lejos, es una invitación irresistible que no cesa de alterar mi corazón, mi sangre sube y baja como el penitente de rodillas que clama por un pequeño soplo de tu anhelante Presencia.


Padre mío, Padre amado, ¿Qué hago Contigo? Sí, te veo en todas partes, pero mi alma y mi cuerpo desean tocarte.


¡Oh amado de mi alma! Desfallezco cuando no estoy en tus brazos, soy como el gorrión abandonado en un nido de espinas que atraviesan mi alma hasta alcanzar mi corazón.


¡Oh amado mío, Padre misericordioso! A lo lejos escucho el diapasón de las cuerdas eternales de Tu guitarra gitana, su rasgar parece gritar a viva voz: ¡Hijo mío, hija mía, aquí estoy Yo! (Y.V.I)


Por: Yehoshúa Villarreal I.

Con la autoridad del Rab Dan ben Avraham.




Es Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad del Zulia. Artista sinestésico que conjuga la música, la pintura y la literatura, cuyas obras están en museos como el MEAM-España, Museo Boca Raton-USA y el MACZUL-Venezuela. Graduado de la Escuela de Arte Julio Arraga y estudió en el Conservatorio de Música José Luis Paz en Maracaibo-Venezuela. Jazán de la comunidad B’nei Tzion de Miami.



Yehoshúa Villarreal I.


https://www.instagram.com/studiovillarreal/

https://www.facebook.com/jesus.villarreal.3538

https://twitter.com/JesusVi74467649

http://www.jesusvillarreal.com



434 vistas

Términos y Condiciones
Política de Privacidad
CAE

 

Todos los derechos reservados 2020

© Rab Dan ben Avraham